Arturo Trejo Villafuerte* | todotexcoco.com

AMLO: Otro modo de hacer política


’... se encuentra haciendo las cosas como no las han hecho ninguno de los presidentes que le antecedieron: con política, con las distintas formas de hacer política, políticamente previendo respuestas... ’.

AMLO: Otro modo de hacer política

2,759 vistas

Diciembre 16, 2018 13:05 hrs.
Política Nacional › México Estado de México
Arturo Trejo Villafuerte* › todotexcoco.com

UNO. Si hubiera sido un presidente emanado del PAN o del PRI, y tomara la decisión de bajar los sueldos a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), lo haría y no habría reclamos, porque en esos sexenios el Poder Judicial era una parte del Ejecutivo y eran los ministros empleados de éste. Pero ahora hay un presidente que es respetuoso de la separación de poderes y así lo ha hecho y demostrado hasta el momento. Está predicando con el ejemplo y si encabeza un gobierno austero, comienza por él: AMLO se bajó el sueldo.
Lo cierto es que esta rebelión de los ricos, riquísimos ministros de la SCJN, en realidad ha exhibido sus vicios y excesos ante un pueblo paupérrimo y que se está dado cuenta que cobran exageradamente bien y la justicia en México anda extremadamente muy mal. Ellos no hacen justicia, sólo interpretan las leyes
Es inaudito que al Poder Legislativo se pida que se baje los sueldos y lo haga, mientras que el Poder Judicial de la Federación no lo haga.
La justa mesura en los sueldos que establecieron los liberales del Siglo XIX y que se impusieron, era el canón: un país pobre, golpeado por las múltiples guerras y levantamientos armados, con ’Religión y fueros’, no podría tener un gobierno de políticos ricos.
Cuentan la anécdota de que don Manuel de la Peña y Peña (1789-1850), quien gobernó de forma interina a nuestro país en 1847 y luego en 1848, cuando salió de su segunda presidencia, le tuvo que pedir prestado unos ’duros’ al sargento encargado de la Puerta Mariana, para pedir una ’calandria’ -los taxis tirados por caballos de aquel entonces- y llegar a su casa que se encontraba precisamente en lo que ahora son las calles de Peña y Peña y que separa al Centro Histórico de la populosa colonia Morelos y el barrio bravo de Tepito.
Si los escandalosos sueldos de los magistrados fueran bajados, no pasaría nada, porque de todos modos ganan muy bien, como ningún otro mortal de nuestro país -excepto los millonarios- gana.
Y no pueden alegar que están bien preparados porque muchos de ellos tienen el grado de licenciados -si es que lo académico dijera algo de la preparación-, por lo que esos salarios son profundamente falaces para un trabajo que no hacen nada bien: impartir justicia en un país donde prevalece la injusticia
DOS. Lo cierto es que Andrés Manuel López Obrador se encuentra haciendo las cosas como no las han hecho ninguno de los presidentes que le antecedieron: con política, con las distintas formas de hacer política, políticamente previendo respuestas y políticamente pensando en qué es lo que sigue.
Pero además está haciendo política social sin demagogia ni palos de ciego, ya que él ha sido una de las personas que más conoce de las necesidades de toda la nación, porque ha recorrido casi todos los lugares del país.
Seis años es poco tiempo para recomponer un país que ha sido saqueado y descompuesto durante 40 años, pero seguimos viendo con optimismo los movimientos del presidente, quien ha trabajado de manera constante y sonante, fuera de todo ese barullo frívolo de sus antecesores.
Y no es para menos: son 18 años de trabajo para lograr esta presidencia que, al menos en dos ocasiones, le escatimaron y cerraron la puerta de manera ruin y mendaz, con las usuales trampas muy dadas por el priismo y luego por el panismo.
AMLO se está aplicando y está haciendo que, ahora sí, el país se mueva y que, de verdad, venga una transformación generosa y clara para toda la población y no sólo para los que siempre se han repartido el pastel con la cuchara grande.
Pero como el propio presidente lo comentó: no es labor de un solo hombre sino de todos los que quieren que el país tome otro derrotero, se encamine por la auténtica senda de progreso y la igualdad social, pero sin los falsos mesianismos y populismos de Vicente Fox -’El cambio hoy, hoy, hoy, ya, ya, ya’, ’Resuelvo lo de Chiapas en cinco minutos’- o el de EPN: ’Lo cumplo y te lo firmo ante Notario Público’.
Sencillamente las cosas cambian con las ganas de cambiarlas y con el trabajo, con empeñarse en que éstas sean bien hechas y con la determinación de que son avances para todos y no sólo para los de siempre.
La esperanza muere al último y en el poco tiempo de su trabajo, se están moviendo muchos intereses y, por fortuna, el mafioso mayor, el innombrable esta muy quieto, lo que permite que, lo repito, el presidente haga política de Estado.
Y tan lo hace que en la casa de los riquísimos ministros, tras la frase juarista que le aplicó el misnistro Luis María Aguilar Morales -’Nada por la fuerza; todo por la razón y el derecho’, que no aplica en ellos-, el presidente de la República señaló que el diferendo salarial con el otro poder es ’normal’ y remarca: ’No hay problema; se trata de discrepancias’, con lo que convenientemente sale bien librado y deja en claro que respeta a la SCJN, aunque no esté de acuerdo con ellos.
TRES. Alfonso Durazo da un discurso áspero y profundo: ya no se verá a ningún funcionario pedir ’moches’, se barrera con la corrupción desde arriba y hacia abajo, ’a quien inquiera en ilícitos se le aplicará la ley a rajatabla’. Manifiesta que en tres años se verán los resultados firmes en seguridad y añade que el combate al crimen se centrará en sus finanzas -a la manera de Elliot Ness y ’Los Intocables contra Al Capone-. Por lo pronto estas palabras no llenan de alientos porque hace mucho no se exponían con todas sus letras. Ahora esperemos los resultados.
CUATRO. No la tiene fácil Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, pero está dando pasos cortos y firmes, porque es el mismo caso del Gobierno Federal: la ciudad de México es un despapaye, un desbarajuste, después de los años de MAM.
Sugerimos que en cuestiones de tránsito, ya que hicieron un decálogo ad hoc, que exista un auténtico control de quienes manejan motonetas y motocicletas, ya que en la mayoría de los casos se hace uso de ellas para delinquir en una amplia gama de cuestiones.
También es importante que se siembren árboles en todos los espacios disponibles, porque con la proliferación de unidades habitacionales -gracias a Mancera-, la contaminación avanza y los espacios verdes se reducen.
El transporte es la espina dorsal de la ciudad y es de vital importancia el transporte colectivo en todas su modalidades, excepto los peserpos, los cuales ya son inoperantes y contaminantes. Mas trolebuses y más Metro además de autobuses articulados que mueven gran cantidad de personas y contaminan menos que los ’pecerdos’.
En cuanto a la seguridad pública, pese a que ha habido muchos crímenes doloso, se nota más presencia policiaca y el hecho de quitar escoltas a funcionarios y ricos es algo inusitado porque, de nuevo, parecía que sólo los ricos y los funcionario están seguros mientras el grueso de la población vive en la zozobra.
La Ciudad de México, la capítal del país merece un buen gobierno y creemos que con la actual jefa de gobierno se harán las cosas de otra manera y bien

——————————————————————————————-

* Arturo Trejo Villafuerte nació en Ixmiquilpan, Hgo., en 1953. Es egresado de la FCPyS de la UNAM. Ha ocupado diversos cargos en instituciones culturales y editor de varias colecciones y revistas literarias. Sus más recientes títulos publicados son: De Neza York a Nueva York. From Neza York to New York. Una antología de poesía de la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York. A bilingual anthology of the poetry of Mexico City and New York City (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2015. 220 pp), Escobas de fuego. Historias de brujas, (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Amores chapingueros (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Respirando por la herida (Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2017. 94 pp.), Ret(r)azos (Cuadernos de Pasto verde, Orizaba, 2017. 34 pp.), incluido en La medusa dual. Antología bilingüe español portugués (Selección poética de Fernando Reyes Trinidad y traducción al portugués de Leo Goncalves (Ed. Cisnegro, México, 2017. 112 pp.), Balbuceos (Cuadernos de Pasto Verde, Orizaba, 2018. 34 pp.), Dieciocho inútiles poemas de amor para ti, para ella o para nadie (Ed. Cofradía de Coyotes-Villafuerte, México, 2018. 30 pp. Serie Folletín Dorado No. 4) e incluido en el volumen colectivo Chapingo recuerda. A 50 años del Movimiento Estudiantil en México 1968 (Ed. STAUCh, México, 2018. 174 pp.). Actualmente es profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo y miembro del IISEHMER de la misma institución. Colaborador asiduo de la revista Molino de Letras y todotexcoco.com.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor