Colloqui

El Egipto de Gamal Abdel Nasser, amigo del ’CHE’ Guevara

Ernesto Ortiz Diego

El Egipto de Gamal Abdel Nasser, amigo del ’CHE’ Guevara


Ciudad

Septiembre 03, 2018 12:01 hrs.
Ciudad Internacional › México
Ernesto Ortiz Diego › Emmanuel Ameth Noticias

140 vistas

En el año 2012, Juan María Alponte, el mejor maestro extramuros que tuve en sociología, no encontraba otra solución ante el caos de Egipto, el gran profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS-UNAM), leía y releía a un escritor famoso y Premio Nobel de Literatura: Naguib Mahfuz. Su libro, ’Hijos de nuestro barrio’, que nos maravilla como una historia global del país, sobre todo en un rincón de El Cairo, capital de Egipto, con una superficie territorial de 1,001,450 kms cuadrados; 94,8 millones de habitantes, con sus monedas libras egipcias; es la economía 37 a nivel mundial; con un PIB 3,740 dólares (2015). Con fronteras difíciles; Israel, Libia, Palestina, Sudán. A pesar de que Estados Unidos subsidió, durante años, a Egipto para que su frontera no fuese un problema para Israel.

Los egipcios nos dicen, lo escuchaba en la voz del historiador Juan María Alponte: ’Sesenta siglos nos contemplan’. Añaden: ’Los egipcios inventaron la agricultura y la arquitectura. Sus pirámides y el río Nilo es como una gran vena de agua enfrentada con el desierto, modelos de civilización inolvidables’. Sus faraones y sus tumbas han generado pasiones y polémicas culturales hasta el día de hoy.

Napoleón –el mismo que invadió a México en la época del presidente Benito Juárez, quien se refugió en el desierto de Chihuahua-, antes de asumir todos los poderes de Francia, hizo un famoso viaje por Egipto con espadas y científicos. La batalla europea por el Egipto islamizado fue, también, un choque de ideologías. También un choque de civilizaciones como lo pronosticó en 1993 el politólogo Samuel P. Huntington. En 1922 se proclamó la independencia de Egipto y en 1936, según el Tratado anglo-egipcio, las últimas tropas inglesas evacuaron Egipto…salvo, todavía, en el histórico Canal de Suez.

El país se lanzaba hacia el futuro en un área colonial y petrolera –el Oriente Medio- que permitió, en 1945, la creación, en el Cairo, de la Liga Árabe. En el viejo contexto imperial los árabes entraban en el escenario contemporáneo con Gamal Abdel Nasser (Alejandría, 1918-1970), que en 1951, con los Oficiales Libres, lucharon para que las últimas tropas inglesas, las del Canal de Suez, abandonaran el país de los faraones.

Los Oficiales Libres de Naguib Mahfuz y Nasser entraron en el gran escenario en 1952. El rey Faruk abdicó. Naguib ocupó el primer plano en los medios informativos, pero el teniente coronel Gamal Abdul Nasser se proclamó presidente de la República en 1954 y, dos años después, nacionalizó el Canal de Suez.

Nasser, el nuevo faraón, se emparentaría con el Tercer Mundo –que lideraró en aquel tiempo Salvador Allende, el presidente chileno, traicionado por el ejército el 11 de septiembre de 1973-, con otros líderes provocaron una rebelión anticolonial. En 1967 las tropas de Israel llegaron al Sinaí y se situaron a 50 kilómetros del Canal de Suez; el 8 de junio llegaron al Canal. La ONU intervino, el 9 de julio de 1967 y una etapa de la historia moderna de Egipto se terminó. En efecto, en ese día, Nasser dimitió. Le sucedió Anuar el Sadat.

Recuerdo que Ernesto ’Che’ Guevara se entrevistó, en el Cairo, con Nasser cuando intentaba, el Che, intervenir en el Congo con su guerrilla. Nasser le dijo (’The Cairo Documents’ de Mahamed Hassanein Heikal eminente colaborador de Nasser y experto notable de los problemas árabes), al Che Guevara, esto que sigue: ’Usted me asombra mucho, ¿Qué pasa en Cuba? ¿Usted está querellado con Fidel Castro? Yo no quiero mezclarme, pero si usted quiere convertirse en un nuevo Tarzán (a la letra), un blanco entre negros para guiarlos y protegerlos…eso es imposible’.

Hassanein, consultor político de Nasser, presente en la entrevista, dice: ’Guevara se rió al verse comparado con Tarzán y la entrevista terminó ahí, pero fue el punto de partida para una serie de conversaciones entre Nasser y Guevara, diálogo entre dos revolucionarios cuya manera de pensar y de hacer la revolución eran, a menudo, fundamentalmente diferentes’.

La conversación de Nasser y Guevara es apasionante tal y como la escribe en su libro, ’Hijos de nuestro barrio’, Heikal, notable cabeza pensante. Guevara dijo a Nasser ’que Cuba se encontraba confrontada con problemas insolubles -y enfatizó-, que Fidel Castro le dio la tarea de supervisar la nacionalización del 98% todo lo que habían encontrado al triunfar la revolución cubana el 1 de enero de 1959. Esa transformación –nos la Cuarta Transformación de Andrés Manuel-, pero el primer problema fue encontrar a las personas capaces de dirigir las empresas nacionalizadas. Pero descubrieron después que los ’administradores’ no pertenecían al partido revolucionario cubano, sino al partido ’administrationario’. Olvidaron su fervor revolucionario en los brazos de bellas secretarias, en sus suntuosos automóviles, en sus privilegios y su aire acondicionado’. Es de esperarse que no le suceda lo mismo al nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su Cuarta Transformación.

El apasionante diálogo entre Nasser y Guevara es muy largo –todo un capítulo del libro de Heikal-, pero de todas maneras sirve para evidenciar, a su vez las diferentes circunstancias religiosas, políticas, culturales que implicaba, desde su origen, la Primavera Árabe sin una previa revolución ilustrada, laica y enciclopedista.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor