Noé Mondragón Norato | guerrerohabla.com

Evodio: debilidad política

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

LECTURA POLÍTICA

335 vistas

Marzo 22, 2016 20:39 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

Para el edil de Acapulco, el perredista Evodio Velázquez Aguirre, podría tratarse de una afectación de intereses por parte del crimen organizado. Pero el mensaje amenazante contra su encargado de despacho en la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, Manuel Flores Sonduk, y que llegó hasta las puertas del propio palacio municipal, es el reflejo de que existe algo descompuesto. Hay puntos que no pueden dejar de leerse en esa coyuntura.
¿PLAZA VENDIDA?- Apenas la semana pasada, el ex diputado local, Rubén Figueroa Smutny, acusó al edil porteño, de haber vendido la plaza de Acapulco, a un grupo criminal. Y de ahí se abren las lecturas: 1.- El hijo del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, aprovechó la complicada circunstancia de inseguridad que padece el puerto, para llevar agua a su molino. Es decir, la acusación no es nueva, pues en la coyuntura de la pelea priísta interna por la curul al Senado de la república en 2012, también señaló al actual secretario de Operación Política del CEN del PRI, Manuel Añorve Baños, de ser un narcoalcalde. Al no presentar pruebas al respecto, ninguna investigación se abrió contra el actual funcionario partidista. Y los señalamientos de Figueroa Smutny, se los llevó el viento. Hoy está en la fría banca. En la pasada elección de alcalde del 7 de junio de 2015, al ex gobernador Figueroa Alcocer, le fue intervenida una llamada telefónica en la que instruía a un ex líder perredista, a jugar por la candidatura de Evodio Velázquez. Se entiende que algo pasó. Desde que el actual edil perredista de Acapulco, no cumplió con sus acuerdos -que es una conducta recurrente dentro de la fauna política-; hasta la posibilidad latente de que la acusación del ex diputado local, tome caminos cercanos a la certeza. Sin embargo, y al no presentar de nuevo ninguna prueba que avale su versión, el señalamiento volvió a quedarse en un simple pleito político entre aliados. El asunto estalló cuando la violencia no mermó. Y llegó hasta el extremo. Porque presuntos delincuentes le dejaron una corona de flores blancas al encargado de Seguridad Pública con la Leyenda ’descansa en paz Manuel Flores Sonduk’. El alcalde porteño quedó así, no solo a merced de sus adversarios políticos, sino de los propios grupos delictivos que pelean sanguinariamente esa plaza. Literalmente, en medio del fuego cruzado. 2.- Resulta curioso que, a las acusaciones hechas por sus adversarios políticos sobre sus presumibles vínculos con el crimen organizado, el edil Evodio Velázquez, no responda con evidencias en cuando menos dos pistas: en el combate frontal a los hechos delictivos con trabajo de inteligencia, traducidos en resultados. Y con operación política exitosa con el fin de conjurar los escenarios políticos de desastre. Al no hacerlo, la imagen que proyecta es de suma debilidad política. Evodio no puede así, proyectar un crecimiento político sólido. De hecho, los caminos se le cierran progresivamente, en su afán de instalarse en una circunstancia de poder para julio de 2018. Esa debilidad política la proyectó también hace unos días, cuando los diputados locales perredistas, le negaron la posibilidad a su cuadro, Ociel García Trujillo, de quedarse como coordinador de Fracción, tras la renuncia de Sebastián de la Rosa. Trasciende que las tribus evaluaron los escasos resultados de Evodio, y el permanente golpeteo político en su contra, antes de permitirle tomar el control político perredista en el Congreso local. Por eso el edil perredista se debilita visiblemente. No encuentra los caminos para salir de un laberinto político que se torna para él, cada vez más complicado y enredado. Y sus adversarios políticos y delictivos ríen desde las sombras y se frotan ansiosos, las manos.
HOJEADAS DE PÁGINAS…Para el secretario de Educación José Luis González de la Vega Otero, la coyuntura lo instaló en un dilema. Porque aunque quiso, no pudo evitar que muchas escuelas adelantaran las vacaciones de Semana Santa, ante la amenaza de los grupos delictivos. Como muchos políticos y funcionarios del actual gabinete estatal, De la Vega Otero, aparece impasible y descanchado.

Ver más